Música

El Colegio Arenas cuenta con el Centro Integrado de Música Arenas-Albéniz. Es el único conservatorio privado autorizado de la Provincia de Las Palmas impartiendo las Enseñanzas Elemental y Profesional, y con capacidad para otorgar la titulación oficial. Es una punta de lanza en la aplicación de la más avanzada y prestigiosa formación musical, lo que permite la ulterior extensión de sus frutos a todos los Centros Arenas y a la vida artística y cultural de la comunidad.


El Arenas-Albéniz ofrece la oportunidad de participar en el Proyecto de Iniciación Musical desde Educación Infantil, y a partir de los 4 años comenzar el aprendizaje de un instrumento musical (piano, flauta, violín,..).

El Centro funciona de forma que sus alumnos pueden realizar gran parte de las actividades musicales dentro de su horario escolar. El Conservatorio acoge también alumnos de otros centros fuera de horario escolar. En la actualidad unos 200 alumnos participan de estas enseñanzas musicales.

 

El centro organiza un extenso programa de conciertos trimestral de los alumnos y profesores presentando al alumnado a cursos y concursos de ámbito nacional y europeo.  Las especialidades instrumentales ofertadas son piano, violín, viola, violonchelo, contrabajo, flauta, clarinete, oboe, trompa, saxofón y guitarra y canto.

El centro cuenta además con un Coro, una Joven Orquesta de Cámara y una orquesta de flautas.  Los profesores del Conservatorio son profesionales de un alto nivel artístico, provenientes de diferentes países y titulados en importantes centros musicales y conservatorios de Europa. Todos los profesores son músicos en activo y mayoritariamente pertenecientes a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria. Ellos aportan su gran experiencia artística y pedagógica.
 

La Música, vía para el desarrollo personal 

 

 
Los fundamentos clave en la enseñanza del Albéniz, apuntan al desarrollo del individuo en el plano intelectual, espiritual, a la vez que musical.  
 

La música es un producto del pensamiento humano, igual que lo es el resto de su creación, por lo que su enseñanza debe dirigirse a todos los niños y jóvenes de mayor o menor talento. Unos serán llamados a ser artistas y otros ampliarán su horizonte intelectual y espiritual.

 

El alumno adquiere conocimientos a lo largo de la enseñanza, que van a ser de carácter intelectual, de análisis, de educación de la sensibilidad, de conocimiento del estilo, etc. 

 

 Los estudios musicales desarrollan en el alumno además valores humanos tales como creatividad, espontaneidad, paciencia, constancia, atención, concentración, independencia, tolerancia y sensibilidad. Favorecen por tanto el desarrollo de capacidades necesarias para alcanzar el adecuado autodominio y autoestima, aportando mayor satisfacción y aprecio en la vida de los alumnos.